Búsqueda de productos



Riesgo de alergias


Búsqueda avanzanda de productos

Viajar sin estrés

En coche

La mayoría de los padres elige el coche en el primer viaje del bebé. Para evitar el estrés, debe planear bien el viaje:

  • Haga el viaje un día de poco tráfico.
  • Es mejor partir cuando el bebé esté cansado para que haga el viaje dormido.
  • Cambie los pañales y dé de comer al bebé antes de partir.
  • Proteja al bebé del sol en el coche, por ejemplo, colocando un paño en la ventana o un parasol. Tenga cuidado con el aire acondicionado: los bebés se enfrían más rápidamente que los adultos. Asegúrese de que a su bebé no le dé corriente cuando abra la ventana.
  • Haga un descanso de media hora al menos cada 2 horas.
  • Provéase de tarritos de HiPP Frutas y Cereales o Mis Primeras Frutas para el viaje. Los productos en vasos de plástico son muy fáciles de transportar. No olvide llevar suficientes bebidas como HiPP Zumo BIO y Agua Mineral.
  • Lleve la comida del bebé en un lugar fácilmente accesible y en una nevera portátil, pero procure que la comida del bebé no esté demasiado fría. No olvide llevar toallas, toallitas húmedas, servilletas y bolsas de basura.
  • Lleve siempre a su bebé con el cinturón abrochado en una silla de viaje adecuada para su edad mientras conduce.

En tren

  • Las reservas pueden hacerse online o en un centro de servicio de RENFE. Para reservar por teléfono, busque en la guía telefónica el número de teléfono de RENFE.
  • Contrate el servicio de mensajería de la empresa de transporte ferroviario para que recoja el equipaje más voluminoso y lo lleve a su lugar de vacaciones. Vaya al servicio de reservas online de RENFE aquí.
  • Para preparar la fórmula infantil, lo mejor es que se lleve un termo con agua hervida.
  • Los trenes interurbanos suelen disponer de baños espaciosos con cambiadores (aseo para discapacitados). A veces, el compartimento de madres con niño tiene un cambiador plegable.

En avión

  • Ni siquiera los pediatras desaconsejan que los bebés viajen en avión.
  • Con una sola excepción: si el bebé está resfriado, el cambio de presión del avión puede provocarle fuertes dolores de oído.

    Las gotas nasales ayudan, pero por seguridad es conveniente que lleve a su bebé a un médico.

  • Pida a la compañía aérea un asiento especial para familias con bebés. Muchas compañías aéreas ofrecen una cuna para vuelos de larga distancia.
  • Debe llevar siempre en su equipaje de mano chupete y biberón, calcetines gruesos, una manta, pañales, toallitas húmedas y juguetes o un cuento para combatir el aburrimiento. El personal auxiliar de vuelo le calentará la comida del bebé o le llevará agua caliente para mezclarla con la leche en polvo si lo necesita.

  • Atención: sólo puede llevar líquidos en el equipaje de mano en cantidades limitadas. Los líquidos y geles (por ejemplo, productos de cuidado corporal) no deben exceder 100 ml y deben llevarse en una bolsa transparente con cierre. Lo mejor es llevar los productos necesarios para el cuidado del bebé en tamaño de viaje. Los alimentos infantiles necesarios durante el vuelo son una excepción y pueden llevarse fuera de la bolsa de plástico.

  • Intente dar el pecho o el biberón durante el despegue y el aterrizaje o tenga a mano el biberón con té o el chupete. Los movimientos deglutivos ayudan a paliar los efectos del cambio de presión. De lo contrario, su bebé tendrá dolor de oídos.

  • Procure dar de beber al bebé frecuentemente durante el trayecto. Así evitará que le afecte el aire seco del avión.
  • Normalmente, los bebés vuelan gratis o pagan sólo un 10% del pasaje. Por esta razón no tienen derecho a asiento propio.