Búsqueda de productos



Riesgo de alergias


Búsqueda avanzanda de productos

El llanto y el grito

¿Qué hacer si el bebé llora?

El llanto y la intimidad

Cuando su pequeño llora, su primera reacción es cogerle en brazos o sentarse junto a él para calmarle. Instintivamente ya ha hecho lo correcto. El bebé indica su malestar mediante el llanto. Si su bebé llora, necesita tener la certeza de que usted está ahí y que no está solo.

¿Qué debe hacer si su bebé llora?

  • Si el niño tiene hambre, cogerle no servirá de mucho. Si la última toma ha sido hace más de 2 horas, intente darle el pecho o el biberón a su bebé. Si acaba de darle una toma completa hace 1 hora, es improbable que el hambre sea la causa de que llore. Intente entonces coger al bebé, hacer que eructe de nuevo y esperar un poco hasta la siguiente toma. Es conveniente que haga esto porque, si los intervalos entre las tomas son demasiado cortos, el estómago del bebé todavía está ocupado con la comida anterior y su bebé probablemente llore aún más.
  • La flatulencia también puede ser la causa del llanto de un bebé. Se produce, por ejemplo, si queda aire en el estómago y el niño no ha eructado lo suficiente después de la última toma. Intente coger al bebé con cuidado y hacer que eructe de nuevo. A veces, también ayuda masajear la tripita con suaves movimientos circulares hacia la derecha. Esto disolverá las burbujas de aire que haya en el intestino y que el bebé no consigue expulsar solo. En el masaje puede utilizar aceite de hinojo o un aceite específico para la tripita del bebé, que relajará el estómago.

    La llamada “postura del avión” también puede ayudar con los problemas de flatulencia: tienda a su bebé boca abajo sobre su antebrazo. Apoye la cabecita del bebé con su mano. También puede hacerlo al revés con la cabeza del bebé en su codo. Así, puede llevar bien al niño o simplemente acurrucarle.

Consejo: transmita a su bebé una sensación de calma y seguridad cuando esté molesto. Quédese con su hijo, cójale en brazos y arrúllelo suavemente. Asegúrese de que lleve un ritmo diario tranquilo y regulado.

  • Compruebe si el <trong>pañal está lleno o si el culito del bebé está irritado.
  • Quizás su bebé llore porque siente frío. Los bebés son muy sensibles al frío. Si desea calentar su camita antes de acostarle, puede utilizar una bolsa de agua caliente especial para bebés con una funda de tela de rizo. En este caso, asegúrese de que no pueda salirse el agua caliente y que la bolsa no esté demasiado caliente. Cuando vaya a meter al bebé en la cama, quite primero la bolsa de agua caliente.
  • Algunas veces, los bebés también lloran si tienen demasiado calor. Si su bebé está sudando alrededor del cuello, compruebe con la mano si lleva puesta demasiada ropa. Las fibras naturales son ideales para la ropa porque permiten un buen intercambio de calor con el entorno. El bebé no tiene demasiado calor con ellas, pero tampoco lleva ropa excesivamente ligera. Las chaquetas y gorros de lana sólo son necesarios para el exterior y sólo si hace frío o viento.

Consejo: si el bebé llora, cántele una nana o cuéntele un cuento. A menudo, el mero sonido de su voz o su cercanía bastan para reconfortarle.