¿Comer por dos?

Durante el embarazo, el cuerpo tiene muchas tareas por delante

El lema es comer mejor, no comer más.

En las 40 semanas de embarazo, el cuerpo tiene muchas tareas por delante. Su bebé recibe todo el alimento a través del cordón umbilical y necesita un suministro continuo de nutrientes. Resumiendo: su cuerpo se encuentra en un estado de excepción y trabaja al máximo de su capacidad. Ahora, más que nunca, una alimentación saludable es igual de importante que acudir a los controles médicos y hacer ejercicio al aire libre.

Es importante disponer de suficientes nutrientes

El bebé coge todo lo que necesita de la sangre de su madre y, si es necesario, hace uso de las reservas de ésta. El ácido fólico, el yodo y el hierro son esenciales para el desarrollo físico y mental del bebé. Si hay suficientes nutrientes, el desarrollo del bebé será óptimo y la madre se encontrará bien. Tanto la madre como el niño se benefician así de una buena alimentación.

Tenga en cuenta que la lactancia también requiere un gran esfuerzo de la madre, por lo que durante este tiempo debe asegurarse de llevar una dieta equilibrada y consumir suficientes nutrientes.

La vieja norma de “comer por dos” no es cierta

No es cierto que deba “comer por dos”. Durante los tres primeros meses, las embarazadas no necesitan energía adicional. Sólo después, a partir del cuarto mes, deben comer unas 250 kcal más al día. Esto equivale a una porción extra de muesli o a un sándwich.

¿Cómo conseguir entonces una “alimentación saludable”? Todo depende de los ingredientes de los alimentos. Esto significa que su dieta debe ser lo más variada posible y aportar vitaminas y minerales, no un exceso de calorías. Lo importante no es la cantidad, sino la calidad.

Los expertos hablan aquí de una gran concentración de nutrientes. Esto significa que la dieta ideal durante el embarazo incluye la ingesta diaria de frutas, verduras, ensaladas, patatas, productos integrales, productos lácteos con bajo contenido de grasa, pescado de mar regular para el aporte de ácidos grasos Omega 3 y, ocasionalmente, algo de carne con bajo contenido de grasa. También es importante beber suficiente líquido.

Aunque logre mantener una alimentación saludable, es posible que no cubra la necesidad de determinados nutrientes en cantidad suficiente. Los déficits son frecuentes, sobre todo de ácido fólico, yodo y ácidos grasos Omega 3 de cadena larga DHA.

Por este motivo, los expertos en nutrición recomiendan un complemento alimenticio a medida de las necesidades específicas de las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia. Consulte a su ginecólogo.

Mejor menos, pero con más frecuencia

No coma más de lo habitual. Coma mejor. Puede comer todo lo que quiera, pero debe distribuir las comidas correctamente a lo largo del día:

  • un desayuno completo
  • una comida principal a mediodía
  • algo ligero por la noche
  • uno o dos pequeños tentempiés entre horas

Los tarritos HiPP Mis Primeras Frutas con muchas vitaminas y, naturalmente, sin azúcar añadido son un tentempié saludable entre las comidas.

Recomendaciones de diversos grupos de alimentos

Frutas Verduras Productos integrales Carne Pescado Productos lácteos Grasas vegetales
Ácido fólico
Vitamina B
Vitamina C
Hierro