¿Qué debo tener en cuenta sobre la leche extraída?

La leche extraída para su bebé

Incluso en las primeras semanas de vida del bebé se producen situaciones que exigen una ausencia prolongada de casa, como ir a comprar, acudir a citas médicas, visitas u otras obligaciones sociales.

Intente llevarse a su bebé con usted, quizás acompañada por otra persona. Busque un lugar tranquilo para dar el pecho. Si es imposible llevar al bebé, también puede sacarse antes la leche. El padre o la persona que quede al cuidado del niño pueden darle la leche materna con un biberón.

La leche extraída debe manejarse con cuidado. Consulte a su matrona.

La leche extraída puede guardarse en el frigorífico a +4°C – +6°C (compruebe la temperatura con un termómetro) en un biberón adecuado, limpio y bien cerrado (de cristal o plástico) durante un máximo de 2 días.

La leche extraída no debe colocarse en la puerta, sino en la parte posterior del frigorífico, donde la temperatura es más baja.

Importante:
Todos los objetos que entren en contacto con la leche materna deben limpiarse a fondo. Lave los biberones y las tetinas con agua templada con jabón y un cepillo y esterilícelos durante 3 minutos o lávelos en el lavavajillas a 65°C.

Si desea guardar la leche durante más tiempo, debe congelarla como mínimo a -20°C en un compartimiento congelador de 4 estrellas. La mejor forma para descongelarla es lentamente en el frigorífico durante 24 horas o rápidamente en agua corriente fría o tibia (máx. 37°C). El cierre del biberón debe permanecer seco. No es adecuado descongelar la leche en el microondas.

Es conveniente mover el biberón brevemente antes de usarlo (¡movimientos circulares, no agitarlo!), dado que la grasa de la leche podría haberse depositado en el fondo.