Menú

Componentes de la leche materna:

Todos los nutrientes importantes

Durante los primeros meses de vida del bebé, la leche materna es la única fuente de los nutrientes más importantes que necesita el bebé para un crecimiento sano. Por eso es de suma importancia que la dieta de la madre sea saludable y equilibrada. Comer fruta fresca, verdura, productos integrales y pescado al menos una vez a la semana es esencial para aportar al bebé las vitaminas, minerales, oligoelementos y ácidos grasos vitales.

Según los pediatras, además de la leche materna sólo debe darle a su bebé vitamina D y flúor como medida profiláctica.
Un déficit de vitamina D afecta a la integración del calcio en los huesos y esto puede dar problemas en el transcurso de la vida. En algunas de nuestras latitudes, donde hay poco sol en invierno y los dermatólogos advierten de los riesgos de una exposición solar intensa en verano, los bebés deben recibir vitamina D a diario en su primer año de vida.
También es conveniente que el bebé tome flúor para reducir el riesgo de caries.

LCP (Omega 3 y 6)

Los LCP (Omega 3 y 6) tienen una importante función en el desarrollo del cerebro, el sistema nervioso y la vista.

Los ácidos grasos LCP (o LC-PUFA) son ácidos grasos poliinsaturados. Tienen una importante función en el desarrollo del cerebro, el sistema nervioso y la vista. Los ácidos grasos LCP más importantes para un desarrollo sano son el ácido araquidónico (AA) y el ácido docosahexaenoico (DHA). Éstos también están presentes en la leche materna.

El ácido Omega 3 es especialmente importante en los lactantes para el desarrollo de las células cerebrales y nerviosas. Dado que el cerebro crece y madura sustancialmente en los dos primeros años de vida, el consumo regular de ácidos grasos Omega 3 es de suma importancia: los ácidos grasos Omega 3 deben cubrir un 0,5% de la ingesta energética diaria del lactante.

Cultivos de ácido láctico naturales

La leche materna contiene diferentes cultivos de ácido láctico que ayudan a los lactantes a desarrollar una flora intestinal sana. La madre le transmite a su bebé cultivos de ácido láctico protectores a través de la leche materna. Estos cultivos naturales protectores presentes en la leche materna se establecen en el intestino y evitan la propagación de gérmenes no deseados o dañinos. Los bebés lactantes crean así una barrera protectora especial, ya que el 70% del sistema inmunológico se encuentra en el intestino.

Fibras alimentarias de la leche materna

Las fibras alimentarias de la leche materna (oligosacáridos de la leche materna) sirven de alimento para los cultivos de ácido láctico protectores y contribuyen a una flora intestinal sana.

Otros valiosos componentes protectores en la leche materna

El bebé recibe otros valiosos componentes protectores de la leche materna que contribuyen a un desarrollo sano.
Algunos ejemplos son:

  • Anticuerpos (inmunoglobulinas) o lisozimas: actúan directamente contra las bacterias
  • Antioxidantes y diversos mensajeros: ayudan a combatir las infecciones
  • Lactoferrina: ayuda al cuerpo a absorber el hierro y es muy eficaz contra las bacterias
  • No se conocen todas las funciones de algunos componentes de la leche materna
  • Muchos otros componentes ni siquiera se han investigado todavía