Masaje suave como un bebé

Los masajes regulares y el cuidado intensivo ayudan a la piel

Cómo darse un masaje durante el embarazo

Los masajes y el cuidado intensivo de la piel tienen un efecto positivo sobre la conservación de su elasticidad, sobre todo en el embarazo. Para que la piel del abdomen, las caderas y el pecho resista bien el embarazo sin consecuencias visibles, es conveniente darse masajes regulares y tratar las zonas afectadas desde el principio. Se ha demostrado que los masajes regulares favorecen la circulación sanguínea y el metabolismo de la piel y ayudan a conservar su elasticidad.

Masaje en la tripa

El masaje a base de pellizcos relaja el tejido conjuntivo

Aplique el aceite de masaje en una amplia superficie de la piel. Si la tripa todavía no es muy grande, se recomienda probar con un suave masaje a base de pellizcos, que relaja el tejido conjuntivo con suavidad:

Agarre con cuidado pequeñas zonas de piel entre el pulgar y el dedo índice y tire hacia arriba con cuidado. Puede hacer rodar la piel suavemente entre los dedos. Apriete brevemente, afloje y alise la piel. Continúe con movimientos circulares para llegar a todas las zonas de la tripa.

Tenga en cuenta lo siguiente:

Frotar con suavidad o amasar ligeramente

Si corre el riesgo de tener un parto prematuro, debe consultar a su matrona o a su médico antes de darse un masaje intensivo, pues el masaje también puede estimular contracciones no deseadas.

Cuando la tripa comienza a estar más firme, o si ya no disfruta del masaje a base de pellizcos, basta con extender el aceite sobre la piel y frotar y amasar con suavidad hasta su penetración. Deslice las yemas de los dedos hacia dentro en movimientos circulares, ya sea por los lados o desde abajo.

La mejor manera de evitar las estrías es masajear la zona afectada como el abdomen, las caderas y los muslos dos o tres veces al día, a partir del tercer mes de embarazo como muy tarde.

Además, puede masajear la tripa con una manopla de baño seca o un cepillo corporal suave.

Masaje en el pecho

Movimientos circulares desde el exterior hacia el centro de cada pecho

Durante el embarazo, la piel del pecho también debe estirarse de manera considerable. Para un cuidado eficaz, aplique un poco de aceite de masaje a diario y extiéndalo con movimientos circulares en espiral desde el exterior hacia el centro de cada pecho. No trate la zona del pezón.

Masaje en las caderas

Tampoco debe descuidar las caderas, las nalgas o los muslos durante la rutina de masaje diario. Una ducha con agua fría estimula la circulación de la sangre en la piel. Después del parto, los masajes ayudan a la recuperación del tejido.

Consejo: masaje perineal

Para la preparación al parto, las matronas recomiendan darse masajes perineales regulares. Estos masajes mejoran la circulación sanguínea y la flexibilidad del tejido, y el aceite de masaje resulta perfecto para esta tarea. Si tiene alguna otra pregunta sobre el embarazo y la lactancia, consulte a su matrona.