Menú

Cuidado de la piel durante el embarazo

Durante el embarazo, la piel de todas las mujeres cambia.

Mime la piel

Si bien la piel de la cara tiene un aspecto más agradable y fresco gracias a una mejor circulación, la piel del pecho, la tripa y los muslos necesita ahora una atención muy especial. La estructura del tejido conjuntivo femenino permite por naturaleza que se estire fácilmente. Además, unas hormonas especiales hacen que el tejido sea todavía más elástico durante el embarazo. Ésta es la única manera de que la piel pueda adaptarse fácilmente a la mayor necesidad de espacio del bebé que crece en el interior.

No obstante, durante el embarazo se produce a menudo un estiramiento excesivo del tejido (sobre todo en la zona del abdomen, el pecho y las caderas) que se pone de manifiesto en forma de estrías poco atractivas. Debido a la tensión ejercida sobre la pared abdominal y a los cambios hormonales, la piel puede secarse más de lo habitual y, sobre todo al final del embarazo, puede estar muy tensa y picar en la zona de la tripa. Un cuidado intensivo ayuda a mantener la elasticidad de la piel.

Cuidado de la piel

La protección y un cuidado nutritivo de la piel es justo lo que ésta necesita.