Menú

La vitamina de las madres por excelencia: el ácido fólico

¿Por qué es tan importante el ácido fólico?

La harina integral y algunas verduras contienen gran cantidad de ácido fólico

El ácido fólico es la “vitamina de las madres” por excelencia, pues las mujeres embarazadas tienen una necesidad mucho mayor de ácido fólico. Si la necesidad de ácido fólico antes del embarazo es de aprox. 400 µg, asciende a 600 µg durante el embarazo. ¡Es un aumento del 50%!

En general, la ingesta de ácido fólico en los alimentos no es suficiente. El ácido fólico pertenece al grupo de vitaminas B. Es un “multifunción”: por una parte, ayuda a la división celular y participa sustancialmente en la nueva formación de células. Por otra, contribuye a la formación de sangre y al desarrollo del cerebro.

Buenas fuentes de ácido fólico

La lechuga, las verduras (por ejemplo, brócoli), los tomates, las patatas, los huevos, la carne y los productos integrales son ricos en ácido fólico. Sin embargo, el ácido fólico es muy sensible. El calor, la luz y el oxígeno lo destruyen casi por completo y lo hacen inservible. Durante el embarazo, es casi imposible ingerir suficiente ácido fólico con los alimentos. Una mujer embarazada tendría que comer aprox. 20 kg de brócoli al día para cubrir la mayor necesidad de ácido fólico.

Por este motivo, los alimentos enriquecidos con ácido fólico y complementos alimenticios especiales son muy importantes para madre e hijo durante esta delicada etapa de la vida. Asimismo, el cuerpo consume el ácido fólico con suma rapidez, sobre todo si se esperan gemelos o partos múltiples, o en embarazos muy seguidos. Se aconseja vigilar siempre la ingesta de ácido fólico, no sólo durante el embarazo. Ya antes, debería tener las máximas reservas.

Para las mujeres que desean quedarse embarazadas, es importante que ingieran suficiente ácido fólico incluso antes de saber si lo están o no.

Síntomas de déficit

Un déficit de ácido fólico provoca cansancio y fatiga. En casos extremos, pueden producirse anomalías en el desarrollo del niño, como la llamada “espina bífida”, un defecto provocado por el cierre incompleto del tubo neural. Otras posibles consecuencias son el labio y paladar leporino. Por este motivo, la ingesta de ácido fólico es de especial importancia durante la fase embrionaria (el primer trimestre de embarazo).